Quiénes Somos


quienes somos baja

El Fondo de Solidaridad con los Jueces colombianos FASOL, es una entidad jurídica privada e independiente, de interés social, sin ánimo de lucro, con personería jurídica resolución 614 del 17 de noviembre de 1992, NIT 800187005-1 con sede en la ciudad de Bogotá D.C. y organizada en 5 regionales a nivel nacional.

Su objetivo es apoyar la recuperación integral de las familias de los Funcionarios y Empleados de la Rama Judicial y Fiscalía, que han sido asesinados, secuestrados, amenazados o que están en peligro de muerte, con ocasión del cumplimiento de su respectiva labor. Se atiende psicológica y económicamente a los hijos de las víctimas, familiares y se dictan talleres comunitarios con el fin de fortalecer el tejido social.

 
 

Historia

historia baja

La violencia sistemática y generalizada de los Derechos Humanos en nuestro país es una situación que no escapa al poder Judicial Colombiano, porque este debe actuar en el contexto de una guerra que deja como saldo no solo muertos, heridos y desplazados, sino una terrible aflicción en sobrevivientes y familiares que deben afrontar el dolor de la pérdida y la indiferencia oficial.

FASOL, Fondo de solidaridad con los Jueces Colombianos, nace en el año 1990 como necesidad de dar respuesta a la situación anterior. En este compromiso de solidaridad participaron, la Asociación de Jueces de Colombia -Asonal Judicial, El Centro de Investigación y Educación Popular CINEP, la Conferencia de Religiosos de Colombia CRC, con el apoyo financiero de la Asociación de Jueces Alemanes, DRB. FASOL, en su trayectoria hasta hoy expresa la solidaridad, el compromiso a fondo con las víctimas y sus familias manifiesto en los procesos de recuperación emocional, apoyo para la educación de los hijos, capacitación de los y las jefes de hogar, apoyo humanitario a miembros judiciales amenazados y a sus familias.

Misión

La Corporación FASOL ha sido creada para atender a los hombres y mujeres, funcionarios y empleados de la Rama Judicial, que en razón de sus funciones sean víctimas de la violencia, asesinados, desaparecidos, amenazados, que sufran atentados y desplazamientos, forzosos o exilio; solidaridad que se extiende a sus padres, cónyuge e hijos.

La Corporación, brinda apoyo económico, asesorías y acompañamiento; colabora con la reconstrucción de los nuevos proyectos de vida de esta población destruida por la violencia, potenciando los procesos organizativos autónomos, democráticos, interculturales y con perspectiva de género promoviendo la defensa de los derechos humanos y las acciones de verdad, justicia y reparación; desarrollando procesos de crecimiento individual y colectivo, de generación de ingresos y mejoramiento de calidad de vida, incentivando la autonomía, autogestión y superación de los y las beneficiadas.

mision baja

Visión

vision baja

La violencia política y la violación sistemática y generalizada de los derechos humanos en nuestro país, afecta directamente a los funcionarios y empleados de la Rama Judicial.

Los administradores de justicia, al cumplir su actividad en un contexto de guerra, son afectados de manera particular, con el agravante de tener que soportar la indiferencia institucional; lo que se erige en uno de los tantos factores de impunidad.

Si bien es cierto, la violencia deja en las víctimas y familiares una serie de secuelas e impactos, también lo es que la superación y reconstrucción de los proyectos de vida, depende en buena medida de ellos, quienes para lograrlo, necesitan del apoyo y acompañamiento de instituciones como FASOL.