Interés General


¿Qué es "Pazando Música"?

¿Qué es "Pazando Música"?

Pazando música es una iniciativa de la Corporación Fasol para identificar por medio de la música todos esos sentimientos y emociones alrededor de la paz, la reconciliación y la recuperación con la música que escuchamos día a día, con la que sentimos alivio, nos llena de alegría y nos invita a estar mejor.

Es un espacio abierto para todos, donde por medio del chat de Facebook o enviando al email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. pueden enviar sus propuestas de canciones, no importa el género, ni el idioma, lo importante es el sentimiento con el que lo relacionan.

Además, todas esas propuestas de canciones que vayan enviando irán compilándose en una lista de Spotify para que tengan acceso desde cualquier lado.

El link de la lista es el siguiente: https://open.spotify.com/user/12172929251/playlist/3WVuaub6MaY5lIxSrRiCtQ

Cualquier duda o sugerencia pueden escribirla por esos mismos medios.

Esperamos pronto sus canciones y Pazemos música!

Leer más...
Taller Resolución de Conflictos - Regional Cundinamarca

Taller Resolución de Conflictos - Regional Cundinamarca

El sábado 13 de agosto en Chinauta, realizamos el Taller Resolución de Conflictos, con El Costurero de la Memoria y la Corporación Universo; aportando a este encuentro la planeación y acompañamiento como facilitadores terapéuticos. Es este un espacio que cuenta con la participación organizativa y logística de las Corporaciones Minga y Pastoral Social, en la posibilidad de unir esfuerzos y experiencias que redunden en el bienestar y trabajo organizativo de las personas convocadas.
 
Nuestros esfuerzos y compromiso de acompañar los procesos de proyección social de nuestros destinatarios nos han proporcionado la oportunidad de ser parte de esta gestión a partir de las relaciones que se están generando como comunidad, con la participación de nuestras destinatarias Rosa Milena Cárdenas y Yolanda Arteaga en el Costurero de la Memoria, espacio en donde ellas han compartido sus experiencia de vida y del impacto de nuestro programa, sus proyectos, servicio y actividades en esta función. Es por tanto nuestra responsabilidad social e institucional acompañar en forma solidaria con nuestros recursos, conocimiento y la interacción de las destinatarias de Fasol, para aportar a la transformación social de las comunidades hermanas y otras víctimas del conflicto armado.

Contamos con una participación de 39 personas, que brindaron su entusiasmo, participación activa, inquietudes y apreciaciones.

El taller fue diseñado con metodología lúdica, dinámica y reflexiva, posibilitando la interacción alegre, tranquila y la apropiación del tema que nos reunió.

Iniciamos las actividades brindando una bienvenida a los y las participantes, diseñada para recibirlos en el respeto y alentando el compromiso de participación activa, luego la simbología permite acercarnos a sus intereses personales y grupales activando la posibilidad de abrir las puertas necesarias para hacer de este encuentro un espacio de aprendizaje.
En plenaria damos paso a una presentación personal, para continuar luego con las dinámicas que paso a paso permitirían abordar el tema. Hacer trabajo individual y grupal, crear conflicto, reflexionar, recoger aportes.

El trabajo transcurre evidenciando en grupo, que situaciones vivieron y la forma como fueron abordadas una a una, analizando frecuentemente la participación individual o comunitaria para entrar o no en conflicto, la importancia de la comunicación, de la inteligencia emocional, de la escucha activa, como herramientas apropiadas para usar en la resolución del conflicto.

Ya en la tarde, organizados por corporaciones en 2 grupos de trabajo, entran a dialogar y establecer cuáles pueden ser las razones y/o los temas por los cuales se encuentran en conflicto. El resultado se consigna en escrito y aceptamos que esta es la mejor forma de acercarnos al siguiente paso donde revisar, crear estrategias y buscar la resolución de las situaciones que se hayan presentado.

Antes de dar por terminada la jornada de trabajo, se invita a las personas con quienes se ha construido este espacio de reflexión y crecimiento para que en un círculo, puedan agradecer el día de trabajo concretado, los resultados obtenidos, y se de paso al desprendimiento de aquellas emociones, sentimientos, mitos, problemas o posiciones que hasta el momento se detectaron como las mejores formas de llevarlos a ser parte del conflicto. Los rostros se tornan amables, libres y sonrientes finalizando este compartir que permite que nos separemos con la ilusión de seguir aportando a una convivencia sana, reflexiva, y de progreso para cada ser y para sus comunidades.

LUZ FABIOLA GALLO PARRA
Coordinadora Área Crecimiento Personal
Corporación Fasol

Leer más...
Plebiscito: Miedos y Razones

Plebiscito: Miedos y Razones

En los próximos meses seremos convocados a las urnas para refrendar el acuerdo de paz que se firme en La Habana. De esta forma, el pueblo colombiano expresará si está o no de acuerdo con la implementación de lo pactado en los cinco puntos que se plantearon en la agenda inicial. Más allá de votar por el sí o por el no, este acto implicará un proceso reflexivo e introspectivo de cada uno de los votantes.

Quisiera invitar a los lectores a interpelarse sobre las razones de su voto, a mirarnos frente al espejo y realizarnos preguntas incomodas que quizás no estaríamos dispuestos a responder. Probablemente el espejo este roto y agrietado por los resentimientos que nos abarcan, por las desilusiones y por las tristezas. La encomiable tarea de recomponer los fragmentos de éste no es para nada fácil. Implica dejar el miedo atrás para no sucumbir ante la zozobra o incertidumbre de los tiempos venideros de despojarnos de nuestros dolores y aflicciones.

La esperanza será el motor para restaurar el espejo ante el cual nos miramos, es el aliciente para forjar un mejor futuro, para que una vez privados de nuestros temores, estiremos nuestra mano para perdonar, para mostrar nuestra solidaridad frente a las víctimas, por la voluntad para construir un país resiliente y con las herramientas para superar las inequidades sociales que nos afligen. De (re)pensar un nuevo país en donde todos seamos colombianos, sin distingo alguno, de si es guerrillero o paramilitar; simple y llanamente, somos colombianos, restaurando el tejido social que ha sido roto por cincuenta años de conflicto armado.

Esto acarrea asumir un cambio en nuestras mentalidades, dejar de vernos como una novela de buenos y malos, de héroes y villanos, de polarizaciones absurdas que reavivan rencores y animadversiones. Por una sociedad, educada, tolerante, solidaria y bajo el respeto de la diferencia. Eliminando los estereotipos con los cuales solemos definir a los demás, procurando que en nuestro espejo personal quepan tantas visiones como sea posible, si es del caso dibujar un mosaico, con cada una de las perspectivas, y nuestro reto, será amalgamar cada una de ellas con nuestro yo, con nuestras experiencias y juicios internos.

 
Seguramente, el voto requerirá un conocimiento de cada uno de los puntos acordados, de sus implicaciones sustanciales dentro de la realidad del país; esto conlleva un esfuerzo fuerte de pedagogía por parte del Estado para que todos los ciudadanos se enteren y tengan la capacidad de entender que se ha pactado en la mesa de negociación. Aparejado a esto, vendrá el compromiso de cada uno para trabajar cada día por una paz estable y duradera, por reconciliarnos nosotros mismos y con los demás, por olvidar odios y resentimientos que corroen nuestros corazones, para obliterar distinciones entre aquellos que han sido afligidos por el conflicto y aquellos que no, por dejar de estigmatizar a los guerrilleros y paramilitares que han empuñado un arma.

Una vez el espejo este completo y nos veamos en él, con todas nuestras vicisitudes, heridas, pensamientos y prejuicios, estaremos dispuestos a tomar una decisión de afrontar los avatares que implica pensar una sociedad de nuevo. Cuando llegue la hora de votar, al tachar el sí o el no, cada opción acarrea una responsabilidad y un compromiso como ciudadano, y lo más importante, una actitud frente a los tiempos venideros.

Sin muchos titubeos, es el momento de perdonar, de aceptar errores y conferir oportunidades, de callar los fusiles y hacer eco de nuestras ideas. Al votar por el sí, decidimos tomar una oportunidad que nos ofrece la historia a los colombianos para emprender una transformación social e institucional que deje atrás y para siempre un pasado trágico y doloroso de confrontación humana violenta y a la vez elimine las causas estructurales que originaron el conflicto armado y se corrijan sus nefastas consecuencias para así hacer irreversible y sostenido el proceso de reconciliación y transición hacia la paz.

Leer más...
Nueva serie: Dejemos de matarnos.

Nueva serie: Dejemos de matarnos.

¿Queremos vivir en paz?, ¿Entendemos el proceso por el cuál estamos pasando?, ¿Qué debemos hacer?... Por ahora sólo debemos aprender y entender para que son los Diálogos de Paz en La Habana, este es un gran escalón que Colombia debe superar, la Paz no sólo comienza en el monte, no sólo comienza por las guerrilas o las bandas criminales, comienza por nosotros y entender que significa firmar la Paz es responsabilidad de todos.

Por eso, Diana Uribe - Historiadora Colombiana - creó una serie llamada: "Dejemos de matarnos", la cual hace parte de la campaña "Forjando paz", videos donde invitan a comprender y apoyar los acuerdos de Paz. En los siguientes videos explican a grandes rasgos los primeros cuatro puntos y un esquemo de lo que se acordó.

Para más información pueden revisar los siguientes links:

Canal YouTube Forjando Paz
Website Dejemos de matarnos

Acá les dejamos el primero video:


Leer más...
Conversatorio: ¿Habrá paz con impunidad?

Conversatorio: ¿Habrá paz con impunidad?

Los invitamos muy especialmente al conversatorio organizado por el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación el día 28 de Abril de 2016 a las 5:30 PM y convocado por el Colectivo de abogados y Fasol, donde tendremos la participación de Alirio Uribe - Representante de la Cámara, Jomary Ortegón - Presidenta del CAJAR, Carlos Moreno - Juez de la República, Amalia Low - Hija de Enrique Low y el Exfiscal de la Nación Mario Iguarán.

Contaremos con la presentación de la Coral Didascalia con su gran estreno "Epitafios del Quijote, Sancho Panza y Dulcinea" con música de la época de Cervantes.

La entrada es libre.

Los esperamos!

quique low2

Leer más...
Los colombianos: ¡A vivir en paz!

Los colombianos: ¡A vivir en paz!

El conflicto armado colombiano ha sido una lucha de larga duración, y bastante complejo gracias a los múltiples actores y relaciones que convergen en él. Esto hace que tanto las generaciones de comienzos y mediados de siglo pasado como las de comienzo de este siglo no comprendamos qué es vivir en paz. Y aunque creemos vivir en un estado de aparente calma y paz, el país se encuentra convulsionado por una guerra que ha dejado millones de víctimas y otro tanto de ciudadanos desplazados, en donde las zonas rurales se han transformado en un campo de enfrentamiento entre los diversos agentes de este conflicto.

Sin embargo, nos encontramos en un momento de la historia donde es posible revertir esta situación, quizás este proceso de construcción de paz nos lleve más de diez o veinte años, pero es la oportunidad para que nuestras generaciones futuras pueden sentir, vivir y disfrutar una sociedad en paz. Entonces... ¿Qué es vivir en paz?, entiendo la paz desde un enfoque positivo como el proceso de realización de la justicia en los diferentes niveles de la relación humana. Es un concepto dinámico que nos lleva a aflorar, afrontar y resolver los conflictos de forma no violenta, y cuyo fin es conseguir la armonía de la persona consigo misma, con la naturaleza y con las demás personas; en donde debemos implementar una cultura por la paz que se concentre en el yo pasando por el grupo, la comunidad hasta el entorno, incidiendo favorablemente en cada uno de estas esferas en la que podemos interactuar. Así, que esta cultura por la paz evidentemente debe empezar desde nosotros y poco a poco irradiarse hacia afuera, con nuestra familia, con nuestro grupo de trabajo, con nuestros compañeros y con la sociedad en general.

Este es el chance que tenemos de vivir en una sociedad en paz, de experimentar un valor y una cultura de la cual hemos carecido desde hace bastante tiempo. Es más, cabría la pregunta si Colombia en algún momento de su historia ha tenido tan siquiera un lapso de paz en donde se procuren resolver los conflictos de manera pacífica y no violenta. Hecho que hace aún más atractivo este cambio, ya que nos adentraremos en un panorama, en un paisaje que jamás hemos explorado: observar la sociedad colombiana desde la lupa de la paz, de una sociedad sin conflicto, respetando las diferencias y modificando condiciones estructurales que permitan una mejor convivencia.

Pero esta oportunidad, y quizás la última que tengamos, requiere del compromiso de cada uno de nosotros, niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos seamos participes de esta construcción, a lo mejor ya no sea para nuestro goce y disfrute actual sino para que nuestros hijos y su generación venidera puedan decir: ¡sabemos qué es vivir en paz!.

Leer más...