Interés General


Comunicado: Aplicación de las amnistías, indultos y demás tratamientos penales especiales a los actores del conflicto armado Ley 1820 de 2016

Comunicado: Aplicación de las amnistías, indultos y demás tratamientos penales especiales a los actores del conflicto armado Ley 1820 de 2016

El Fondo de Solidaridad con los Jueces Colombianos –FASOL- en virtud del seguimiento a la implementación del acuerdo de paz suscrito el pasado 24 de noviembre entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC-EP, especialmente en lo que se refiere a la incorporación de los mecanismos de justicia transicional y su relación con la jurisdicción ordinaria y el sistema judicial vigente, realiza un llamado a los jueces penales de conocimiento y de ejecución de penas a la aplicación de la ley 1820 de 2016 “por medio de la cual se dictan disposiciones sobre amnistía, indulto, tratamientos especiales y otras disposiciones” y su decreto reglamentario 277 de 2017.

Reconocemos que las amnistías, indultos y demás tratamientos especiales son un mecanismo de justicia transicional que tienen como fin alcanzar la paz y la transición pacífica, y como complemento de la justicia restaurativa se enfoca hacia la reconstrucción de los lazos sociales y la reconciliación para que los integrantes de las FARC-EP inicien su reincorporación a la vida civil. Por su parte el gobierno nacional se ha comprometido a la rápida implementación de las disposiciones del acuerdo de paz que garantizan la seguridad jurídica, física y socioeconómica de las FARC-EP.

En este sentido, uno de los actores instituciones fundamentales dentro de la implementación de los acuerdos es la Rama Judicial, la cual enfrenta una serie de desafíos en el escenario de posacuerdo entre ellos la aplicación de la amnistía de iure y la libertad condicionada por los delitos políticos y conexos consagrada tanto en la ley 1820 como en el decreto 277 de 2017. A pesar de esto, Fasol ha observado dificultades en la aplicación de esta norma respecto a dos puntos en concreto: i) la aplicación de los beneficios y tratamientos especiales por parte de algunos operadores judiciales y ii) la dificultad que ha tenido el sistema judicial al momento de acumular los procesos que cursan sobre integrantes de la guerrilla. Situaciones que minan el proceso de reincorporación y la consolidación de la paz.

Por esta razón, exhortamos a los operadores/as judiciales a que en virtud de este proceso transicional en donde el Estado colombiano se ha comprometido con el otorgamiento de beneficios penales y de garantías de seguridad jurídica para los desmovilizados y las FARC-EP han realizado lo propio por medio de la entrega de armas y su compromiso a reintegrarse a la vida civil. Y en el marco de la legislación proferida para la implementación de lo acordado, a resolver lo más pronto posible la situación de los miembros de las FARC-EP privados de la libertad que son procesados por delitos políticos y conexos a nivel nacional por medio de la aplicación efectiva de las amnistías de iure y las libertades condicionadas. Así como la aplicación de los demas tratamientos penales especiales a todos los actores, en especial a los agentes del Estado, que han participado directa o indirectamente dentro del conflicto armado, de acuerdo a un tratamiento diferencial, equiibrado, simetrico, equitativo y equiibrado

Igualmente, los operadores/as judiciales encargados de aplicar esta ley deben contar con la debida protección a su independencia judicial para que como jueces/as cuenten con todas las garantías de imparcialidad, basándose en los hechos y en consonancia con el derecho, sin restricción alguna y sin influencias, alicientes, presiones, amenazas o intromisiones indebidas de diferentes sectores o por cualquier motivo. En este sentido, observamos con preocupacion el borrador de decreto del Ministerio de Justicia y el Derecho por medio del cual se dictan disposiciones sobre amnistia e indulto y tratamientos especiales.

Para ver el decreto: http://www.minjusticia.gov.co/Portals/0/Proyectos_Decretos/Proyecto%20de%20Decreto%20reglamentario%20de%20la%20Ley%201820%20de%202016.pdf



Leer más...
Fasol y el Plan Decenal de Justicia

Fasol y el Plan Decenal de Justicia

En el marco de la formulación y elaboración del Plan Decenal de Justicia, el cual tiene como objetivo realizar un ejercicio prospectivo de la justicia a diez años atendiendo las necesidades y demandas de justicia de la población en los territorios. El pasado 6 de julio FASOL sostuvo reunión con el coordinador del plan de justicia, en donde se tuvo la oportunidad de exponer las preocupaciones acerca del estado presentar la propuesta "Para la protección y fortalecimiento a la independencia judicial y los desafíos en el escenario de posacuerdo”.

En la propuesta se plantearon estrategias que permitan blindar la independencia judicial de los operadores de justicia, especialmente en territorios afectados por el conflicto armado y que actualmente se encuentran con actores armados y bandas criminales. Así como los principales desafíos de la justicia ordinaria en el escenario de posacuerdo y su relación con la naciente Jurisdicción Especial para la Paz.

La propuesta elaborada por FASOL fue incluida como propuesta destacada dentro de la elaboración del Plan Decenal del Sistema de Justicia. Ahora bien, para la implementación del Plan Decenal se ha establecido como estrategia la estructuración de comités que realizan seguimiento a la ejecución del mismo, de los cuales FASOL espera hacer parte para continuar su incidencia en el fortalecimiento a la independencia judicial y el acceso a la justicia por parte de poblaciones vulnerables, como lo es la población afectada por el conflicto armado colombiano.

A continuación encontrarán el link donde se encuentra la propuesta para que sea consultada por todos.

Enlace: https://www.minjusticia.gov.co/PlanDecenaldeJusticia/PropuestasDestacadas.aspx

Leer más...
Informe a Naciones Unidas

Informe a Naciones Unidas

Les compartimos el informe presentado por Fasol ante el Relator de Naciones Unidas sobre la independencia de los magistrados y abogados, en el cual se expone la grave situación de riesgo y de falta de independencia a la cual se encuentran sometidos los operadores de justicia y la necesidad de implementar rutas y políticas que se encarguen de velar por su  vida, su integridad y protección, especialmente en el escenario actual de posacuerdo.

Igualmente se realizó la denuncia de algunos casos en donde se ha visto gravemente afectada la independencia judicial y la vida de los operadores de justicia por parte de actores  del crimen organizado.

Para ver o descargar el documento, hacer clic aquí.

Leer más...
Encuentro: Desafíos de la Rama Judicial en el escenario de posacuerdo

Encuentro: Desafíos de la Rama Judicial en el escenario de posacuerdo

El pasado 24 de febrero se llevó a cabo el encuentro desafíos de la rama judicial en el escenario de posacuerdo, bajo la alianza de la corporación Fasol y Abogados sin Fronteras Canadá. Este encuentro tenía el objetivo de analizar y reflexionar la situación actual de la administración de justicia con el fin de aportar herramientas que contribuyan a la lucha contra la impunidad de graves violaciones a los derechos humanos y analizar su diálogo con la Jurisdicción especial por la paz.
 
Este escenario fue pensado como un espacio de dialogo y de intercambio de experiencias entre operadores de justicia y destinatarias de la corporación que han sufrido la pérdida de un ser querido perteneciente a la rama judicial; considerando que estos dos actores son pilares fundamentales en el camino hacia el posconflicto y en la construcción de una paz estable y duradera. En el desarrollo del encuentro contamos con valiosos integrantes de la administración de justicia, como miembros de la Corte Constitucional, Consejo de Estado, Consejo Superior de la Judicatura, Justicia y Paz  y Jueces Penales. También nos acompañó el S.J Jhon Montoya  presentándonos sus observaciones acerca de la tensión política que implica  un acuerdo de paz y sus dificultades y obstáculos a la hora de su implementación.

IMG 5216

La convergencia de estos dos actores en temas como la impunidad, la implementación de la JEP y su diálogo con la jurisdicción ordinaria y las justicias transicionales vigentes es crucial, ya que hay una serie de experiencias y saberes que pueden nutrir, en general la implementación del acuerdo y en especial el sistema integral de verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición. Por otro lado, esta convergencia es una posibilidad para ubicarse en el papel del otro: del operador de justicia hacia la víctima y viceversa.

En el contexto actual, la sociedad civil y los operadores de justicia deben aunar esfuerzos para la satisfacción de los derechos de las víctimas. Puede que en ocasiones sea difícil y complejo administrar justicia, sin embargo, entre más se promueva una colaboración mutua entre estos dos actores, muy seguramente se obtendrá justicia de una manera más afectiva y rápida. Las preocupaciones de las víctimas en este nuevo proceso no son en vano, son inquietudes y temores que se ciernen sobre su incansable lucha por el respeto y garantía a sus derechos. Igualmente, los operadores de justicia han evidenciado sus preocupaciones respecto a su rol en el escenario de posacuerdo y su comunicación con la JEP, situación que no es muy clara aún.

IMG 5411

Es por esta razón, que hoy más que nunca, necesitamos de un poder judicial independiente, sin ningún tipo de injerencia que afecte el desarrollo de su labor. En la medida, en que los jueces sean más independientes se contribuye a resolver la “litigiosidad represada” que hay en el país,  lo que redunda en una reducción de los índices de impunidad,  y por lo tanto, en el cierre de ciclos de violencia. En el escenario de posacuerdo, esto es de vital importancia, ya que en la medida que la justicia evidencie resultados esto permitirá que la ciudadanía retome la confianza en esta institución.

IMG 5492

En el siguiente enlace pueden descargar la relatoría del encuentro.

Leer más...
¿Qué es "Pazando Música"?

¿Qué es "Pazando Música"?

Pazando música es una iniciativa de la Corporación Fasol para identificar por medio de la música todos esos sentimientos y emociones alrededor de la paz, la reconciliación y la recuperación con la música que escuchamos día a día, con la que sentimos alivio, nos llena de alegría y nos invita a estar mejor.

Es un espacio abierto para todos, donde por medio del chat de Facebook o enviando al email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. pueden enviar sus propuestas de canciones, no importa el género, ni el idioma, lo importante es el sentimiento con el que lo relacionan.

Además, todas esas propuestas de canciones que vayan enviando irán compilándose en una lista de Spotify para que tengan acceso desde cualquier lado.

El link de la lista es el siguiente: https://open.spotify.com/user/12172929251/playlist/3WVuaub6MaY5lIxSrRiCtQ

Cualquier duda o sugerencia pueden escribirla por esos mismos medios.

Esperamos pronto sus canciones y Pazemos música!

Leer más...
Comunicado de prensa | Encuentro Fasol y ASFC

Comunicado de prensa | Encuentro Fasol y ASFC

Bogotá, 23 de febrero de 2017

DESAFÍOS DE LA RAMA JUDICIAL EN EL ESCENARIO DEL POS-CONFLICTO
El próximo 24 de febrero de 2017 el fondo de solidaridad con los jueces colombianos (FASOL), junto con Abogados sin fronteras Canadá (ASFC), convocará a miembros de la Rama Judicial colombiana y a familias de funcionarios asesinados en el marco del conflicto armado a un encuentro destinado a analizar y reflexionar sobre la situación actual de la administración de justicia y aportar herramientas que contribuyan a la lucha contra la impunidad de graves violaciones a los derechos humanos.

Para asegurar una muestra representativa de miembros de la Rama Judicial, se seleccionarán de 15 a 20 personas, cada una representante de una jurisdicción específica, en la medida de lo posible incluyendo representantes de la Corte Constitucional, Corte Suprema de Justicia, Consejo Superior de la Judicatura, Tribunal Superior de Bogotá, Tribunal de Justicia y paz, de restitución de tierras, jueces que conocen asuntos penales y la Fiscalía. Además serán convocados familiares y/o víctimas de funcionarios afectados por el conflicto. La selección de las jurisdicciones enunciadas se basó en dos criterios: i) actores claves en la lucha contra la impunidad y ii) despachos que conocen casos que podrán ser trasladados a la justicia especial o tienen una relación estrecha con los nuevos mecanismos de justicia transicional.

En el primer panel, víctimas destinatarias de la corporación presentarán un análisis acerca de cuáles son las principales causas de impunidad que aquejan a la administración de justicia y los principales obstáculos y barreras que han encontrado a la hora de acceder a la justicia, de acuerdo a su experiencia como titulares a los derechos a la justicia, verdad, reparación y garantía de no repetición.

En el segundo panel, se articularán FASOL y ASFC para presentar un análisis acerca de la situación actual de la justicia, partiendo de las observaciones del diagnóstico sobre los problemas estructurales de la justicia realizadas o en el marco del proyecto Observatorios regionales para la protección y prevención de la justicia contenidas en el y el informe de las conclusiones parciales sobre el estado de la justicia en las regiones. Conjuntamente ASFC presentará el informe “Estudio de casos a luz de principio de complementariedad del Estatuto de Roma. Mecanismos de impunidad en la justicia colombiana.

Se llevará a cabo el 24 de febrero de 2017 en el Complejo Judicial de Paloquemao - Sala de jueces - Bloque C - Piso 5, la jornada es de 8:00 A.M a 4:00 P.M.

Para más información escribir al correo: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más...
En Colombia la justicia está en peligro

En Colombia la justicia está en peligro

Investigaciones a costa de la propia vida y la familia

18.11.2016

Por Anne Schneiderhan

Lejos de los tratados de paz en la Habana, jueces y fiscales colombianos arriesgan con su trabajo sus vidas y las de sus familiares. Anne Schneiderhan visitó la organización humanitaria que se encarga de estos juristas.

El Presidente Juan Manuel Santos recibirá el Premio Nobel de la Paz de este año por sus esfuerzos por conseguir la paz en Colombia. Pese a que a comienzos de octubre del 2016 el Tratado de Paz con el grupo guerrillero las FARC fue rechazado por la población con una ligera mayoría, las negociaciones no se cesarán. Aún hay esperanza de que llegue el fin de una guerra civil prolongada por más de 50 años. El cierre de paz entre el gobierno y las FARC es el paso correcto y además importante.

Sin embargo, indiscutiblemente no es la solución perfecta para los problemas del país. Los jueces y los fiscales se ven obligados a enfrentarse con frecuencia en su labor cotidiana contra la corrupción, la intimidación y las amenazas. Sobre todo en el campo, la justicia se encuentra sin protección y a la merced de las maquinaciones de bandas criminales.

En el año 2015 hubo un total de 65 actos registrados de violencia dirigida directamente a jueces o a fiscales. La organización no gubernamental FASOL (Fondo de Solidaridad con los Jueces colombianos) es la única organización que se encarga de manera deliberada de las víctimas de esta violencia que va en contra de la justicia. Durante mi visita en las oficinas en el centro de la capital, Bogotá, fui cordialmente recibida por el director Carlos Ojeda. Él y Julián Salazar, el consejero jurídico, me explicaron la historia de la ONG, así como los problemas ante los que se están enfrentando en la actualidad. En particular, la trágica historia de una fiscal del departamento del Valle del Cauca fue impresionante.

Frecuentes asesinatos por bandas criminales

La fiscal, que por motivos de seguridad debe permanecer anónima, entabló investigaciones contra 30 miembros de una banda armada que eran conocida por pertenecer al Clan Úsuga; muy presente y temido en toda Colombia. Gracias a los esfuerzos de La fiscal, ocho personas fueron detenidas. Al principio fue celebrada por sus superiores como una indagadora ejemplar. Pero cuando ella recibió amenazas de muerte en contra de sí misma y de su familia, y por consiguiente pidió protección personal a las autoridades competentes, la gente comenzó a distanciarse pronto de ella.

Aún antes de que la solicitud de protección personal fuese tramitada, los criminales ya habían matado a tiros a dos de sus hermanos. Poco después su madre apenas se salvó de otro intento de asesinato. La fiscal y 15 de sus parientes tuvieron que abandonar su pueblo por miedo a perder sus vidas. Desde hace tres años viven en clandestinidad, desplazados de su hogar y aún siguen siendo amenazados. Apenas hace pocos meses dos miembros de su familia regresaron cerca a su pueblo natal. Solo por un golpe de suerte se pudo prevenir que los asesinaran.

A la vehemente fiscal le afecta muy duro el que no pueda continuar ejerciendo su carrera y sufre de una depresión severa. No recibe apoyo alguno por parte del estado. FASOL es el único lugar de donde ella recibe ayuda alguna. Ahora todos están a la espera de que ella y su familia reciban asilo político en el exterior, siendo esto su único escape por el momento. 

“La forma de la violencia a evolucionado”

Esta historia no es un caso particular. FASOL asiste, entre otros, a un juez que tuvo que desaparecer por recibir amenazas de muerte. Bien es verdad que los asesinatos en contra de jueces y fiscales disminuyó en los últimos años. Entre 1989 y 2013 hubo un total de 300 asesinatos, pero en el 2014 fueron aún unos siete y en el 2015 solo uno. Por el contrario, las amenazas de violencia aumentaron drásticamente.

“La forma de violencia a evolucionado”, explica Ojeda y expone, casi sínico: “antes, un juez era asesinado de una y el asunto quedaba concluido. Ahora se les amenaza con que le va a pasar algo malo a sus familiares”. En las estadísticas solo aparecen las muertes de los mismos funcionarios públicos. Las amenazas contra los parientes es, sin embargo, un medio efectivo para intimidar a la justicia.

Además, esta clase de amenaza es más difícil de restringir. Está dirigida a un circulo de personas más grande y es más difícil de proteger. No en todos los casos termina con la renuncia del cargo de la persona en mira, sino que se puede prolongar por un tiempo indefinido, intimidando así a familias enteras. Sobre todo bandas criminales que no pertenecen a ninguna guerrilla política, sino que solo buscan un beneficio de carácter económico, se aprovechan del desamparo de la justicia en las áreas rurales, para así imponer su dominio.

La protección por parte del estado no es suficiente – o ni siquiera efectiva

El Estado, como empleador casi ni ofrece ayuda en esta clase de casos. Lo único que puede hacer un juez o un fiscal que recibe amenazas de muerte, es hacer una petición para recibir protección personal. Sin embargo, según Ojeda, el trámite de estas solicitudes tarda unas dos semanas. Muy largo tiempo si se encuentra bajo una amenaza inminente.

Encima de todo, a menudo los recursos solo alcanzan para medidas insuficientes de protección. Por ejemplo, un grupo de cinco jueces de un área rural recibió sólo un vehículo con vidrios blindados. No fueron protegidos en sus viviendas. Un pariente de uno de los jueces fue asesinado en su propio hogar. Así mismo, el proceso de aprobación es confuso y no verificable por personas ajenas al asunto. De esta manera, los funcionarios públicos son totalmente dependientes de la voluntad de las autoridades competentes.

FASOL ofrece apoyo durante este proceso, pero a su vez tiene a menudo las manos atadas. Si el desaparecer es la única salida, la organización ayuda con el traslado. Además ellos ofrecen apoyo financiero para las familias de las víctimas.

Más que sólo una ayuda financiera

Esta fue la preocupación principal de la organización en su inauguración en el año 1992. Sobre todo, los niños de los jueces asesinados deben tener la oportunidad de recibir una buena educación y en lo posible estudiar en una universidad. Cuando se comprobó que las víctimas y sus familiares estaban con frecuencia severamente traumatizados por estas experiencias, se amplió la oferta de una asistencia psicológica.

Hoy en día FASOL ofrece además de apoyo material, asesoría jurídica y ayuda concreta, ya sea con la solicitud de protección personal o con los trámites de asilo. En el futuro se fijará el foco en las medidas preventivas. Se debe concientizar a los jueces y a los fiscales de los peligros, sobre todo a quienes se encuentran en las regiones afectadas. Además se les debe informar de las ofertas de ayuda ya existentes.

El deseo de Carlos Ojeda es que algún día FASOL ya no tenga que dar más de sí. Pero él suena más triste que optimista. Él no cree que la situación llegue a cambiar con el cierre del Tratado de Paz, ya que tanto en este tratado, como en los diálogos políticos actuales no se discuten los graves problemas de la justicia. A lo mejor esto cambie cuando las negociaciones de paz culminen. 

Esta historia no es un caso particular. FASOL asiste, entre otros, a un juez que tuvo que desaparecer por recibir amenazas de muerte. Bien es verdad que los asesinatos en contra de jueces y fiscales disminuyó en los últimos años. Entre 1989 y 2013 hubo un total de 300 asesinatos, pero en el 2014 fueron aun unos siete y en el 2015 solo uno. Por el contrario, las amenazas de violencia aumentaron drásticamente.

“La forma de violencia a evolucionado”, explica Ojeda y expone, casi sínico: “antes, un juez era asesinado de una y el asunto quedaba concluido. Ahora se les amenaza con que le va a pasar algo malo a sus familiares”. En las estadísticas solo aparecen las muertes de los mismos funcionarios públicos. Las amenazas contra los parientes es sin embargo un medio efectivo para intimidar a la justicia.

Además, esta clase de amenaza es más difícil de restringir. Está dirigida a un circulo de personas más grande y es más difícil de proteger. No en todos los casos termina con la renuncia del cargo de la persona en mira, sino que se puede prolongar por un tiempo indefinido, intimidando así a familias enteras. Sobre todo bandas criminales que no pertenecen a ninguna guerrilla política, sino que solo buscan un beneficio de carácter económico, se aprovechan del desamparo de la justicia en las áreas rurales, para así imponer su dominio.

____________________________________________

Traducido por: David Yañez

Artículo original: 
http://www.lto.de/recht/hintergruende/h/kolumbien-justiz-bedroht-fasol-richter-staatsanwaltschaft/

Leer más...
Encuentro: Desafíos de la Rama Judicial en el escenario de pos-acuerdo

Encuentro: Desafíos de la Rama Judicial en el escenario de pos-acuerdo

El próximo 24 de febrero de 2017 el Fondo de Solidaridad con los Jueces Colombianos (FASOL), junto con Abogados sin fronteras Canadá (ASFC), convocará a miembros de la Rama Judicial colombiana y a familias de funcionarios asesinados en el marco del conflicto armado a un encuentro destinado a analizar y reflexionar sobre la situación actual de la administración de justicia y aportar herramientas que contribuyan a la lucha contra la impunidad de graves violaciones a los derechos humanos.

El objetivo principal es ofrecer herramientas y conocimientos a los operadores jurídicos y las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos que contribuyan a la lucha contra la
impunidad y la satisfacción de los derechos a la verdad, justicia, reparación y garantías de no repetición.

Para asistir se debe realizar una pre-inscripción haciendo clic aquí ya que el cupo es limitado y al correo registrado le llegará la confirmación de su cupo.

En el primer panel, víctimas destinatarias de la Corporación presentarán un análisis acerca de los principales obstáculos y barreras que han encontrado a la hora de acceder a la justicia, de acuerdo a su experiencia como titulares a los derechos a la justicia, verdad, reparación y garantía de no repetición.

En el segundo panel, se articularán FASOL y ASFC para presentar un análisis acerca de la situación actual de la justicia, partiendo de las observaciones realizadas en el marco del proyecto Observatorios Regionales para la Protección y Prevención de la Justicia contenidas en el informe de conclusiones parciales sobre el estado de la justicia en las regiones.

Conjuntamente ASFC presentará el informe “Estudio de casos a luz de principio de complementariedad del Estatuto de Roma. Mecanismos de impunidad en la justicia colombiana.

Para información específica, por favor comunicarse al 245 0228 con el Coordinador del área jurídica o escribir al email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Leer más...
Encuentro Nacional de pos duelo y perdón

Encuentro Nacional de pos duelo y perdón

El proceso de recuperación emocional por la vivencia de perdidas violentas que han ocasionado traumatismo, desde nuestra visión terapéutica, ha iniciado con el proceso de duelo y continua en este encuentro de pos duelo y perdón en un trabajo intencionado en el análisis, evocación de recuerdos, con la interiorización de los efectos que todo sentimiento y emoción de enojo, rabia, dolor, dificultad de desprendimiento han provocado en cada uno, en cada una; y con la reflexión profunda sobre lo que estas elecciones han afectado al ser en su integralidad, en sus relaciones familiares, proyectos de vida y en sus lazos comunitarios; buscando aportar a los participantes la visión de un cambio vital, desde el ser interior, reflexivo, autónomo y armonioso.

Para ello proveemos también la posibilidad de pensarse y verse en la reconciliación y el perdón, aceptando que este perdón pueda referirse a sí mismo, al ser querido, al otro; en la consideración de liberarse de esas ataduras que ahora visualizan como parte de su superación, reconociendo y haciendo uso de sus fortalezas, capacidades y cualidades, que le brindan la mejor oportunidad de crecimiento, de disfrutar del bienestar, de sí mismo, de sus seres amados y de su entorno: es finamente reconciliarse con la vida.

En este Encuentro Nacional, compartimos con destinatarios de las ciudades de Santa Martha, Bogotá, Medellín, Florencia, Cali, Cúcuta, Tuluá. Han participado niños, jóvenes y adultos, en trabajos grupales dirigidos y acompañados por profesionales en Psicologia. Cada grupo contó además con otro compañero del equipo de trabajo de la Corporación, que apoya el trabajo terapéutico y logístico necesario para el desarrollo de las actividades.

Este encuentro esperado por nuestros destinatarios inicia con un trabajo simbólico de formación de semilleros de vida, de esperanza y sanación, tema que sería manejado durante los días del encuentro como eje central de reflexión y análisis sobre las oportunidades y elecciones que se toman para la vida. Damos paso al ejercicio reflexivo sobre el perdón, conceptos, experiencias, su importancia y validez continuando luego con el reconocimiento de las cargas creadas, para lograr hacer consciencia racional sobre la afectación (daño) que estas cargas han traído en sus dimensiones corporales, mentales y emocionales.

Encontrar estas cargas y hacer conciencia de ellas, permite a los participantes liberarse de las mismas, en un acto individual y grupal. Nos encaminamos entonces, luego del reconocimiento, aceptación de las cargas, la toma de consciencia y el proceso de liberación a la re-significación de las experiencias de vida, a la construcción de nuevas posibilidades de encontrar la armonía y la paz interior, de poder confiar y de brindar al otro, un ser en potencia solidaria, alegre, con una nueva visión de sanación.

Se encuentran también en otros espacios pensados para el descanso, la liberación y la integración de las familias. Hemos tenido la oportunidad de disfrutar del yoga, de la danza liberadora, de la caminata y del tejido sanador, privado y comunitario; actividades revestidas de gran importancia para seguir encontrando el valor del ser, de su encuentro con la naturaleza y con su comunidad.

Finalmente, es importante destacar el trabajo psicoterapéutico al seguir rescatando los elementos resilientes en las personas participantes, en las familias y en la comunidad, elementos que seguirán orientándose, descubriéndose, en el goce, la alegría, en la toma de nuevas y mejores decisiones.

No puedo terminar sin destacar el valor de la alegría de los jóvenes, la apropiación de los adultos y la candidez de los niños. El compromiso que se genera y se sigue generando desde nuestra Corporación para seguir aportando elementos terapéuticos, humanos, y logísticos para continuar con nuestra labor en la recuperación psicoemocional de nuestros destinatarios.

Luz Fabiola Gallo Parra

Coordinadora Área Crecimiento Personal

Para más fotografías, ver el album completo en la Fan Page de Fasol haciendo clic aquí

Leer más...
Testimonio #1 - Lauren Sofía Arango Rengifo

Testimonio #1 - Lauren Sofía Arango Rengifo

Cuando cumplí diez años, no estaba en la condición de cualquier otro niño a esa edad. Celebré mi cumpleaños en casa de mis tías, mientras mi madre acompañaba a mi padre en la clínica, por un atentado realizado dos meses antes. Dos semanas después falleció.
 
A diferencia de otros infantes, que al perder a uno de sus padres o a ambos quedan desesperanzados y al cuidado de un padre o una madre viuda, o de cualquier otro miembro de la familia, mi madre y yo fuimos acogidos por la familia FASOL, un año después de la partida de mi padre. Fue una bendición; FASOL nos brindó comprensión y fraternidad, y una nueva realidad: NO ESTAMOS SOLOS. Nos dimos cuenta que, al igual que nosotros, había muchas otras familias que habían pasado por una pérdida similar, y que de todas formas habían seguido adelante.

FASOL actúa desinteresadamente; presta atención a las víctimas de violencia de la Rama Judicial de Colombia, les brinda apoyo moral, y algunas veces económico. Une y forma otras familias. Nos da jornadas de duelo para superar la muerte del ser querido. Nos escucha sin juzgarnos. Ofrece un nuevo futuro y un nuevo camino.

Quienes están al mando de la corporación no buscan fines de lucro. A pesar de las dificultades, están logrando que FASOL siga unido y que siga cumpliendo con las expectativas. Quienes están al mando comprenden y entienden el dolor que ha sufrido su prójimo, les brindan una mano y se convierten en un fiel amigo de la familia perjudicada.

Además, FASOL crea lazos de amistad y fraternidad, ya sea entre adultos o jóvenes. Crea jornadas lúdicas, donde refuerzan la unión y el liderazgo. FASOL también se está encargando de crear líderes.

FASOL es familia, es amistad. Es recuerdo y nostalgia. Es futuro y pasado. Es unión.

Espero que FASOL crezca y siga apoyando a las familias. Espero que las familias sigan apoyando y estando unidas junto a FASOL. Espero ser algún día de ayuda a FASOL.

Espero que FASOL siga siendo FASOL.

Muchísimas gracias, FASOL.

Lauren Sofía Arango Rengifo

Leer más...