18 enero 2021

*384 meses después de ocurridos los hechos de la Masacre de La Rochela, aún seguimos clamando justicia por nuestras víctimas*

"Tras cumplirse 32 años desde que se asesinó vilmente a la “justicia” representada en sus jueces, investigadores, secretarios y conductores en Colombia simplemente no pasa nada, muchos posibles autores mencionados a lo largo del impenetrable expediente carcomido por..."

Tras cumplirse 32 años desde que se asesinó vilmente a la “justicia” representada en sus jueces, investigadores, secretarios y conductores en Colombia simplemente no pasa nada, muchos posibles autores mencionados a lo largo del impenetrable expediente carcomido por los bichos, en donde  y muy seguramente, las verdades allí escritas serán igualmente apolilladas, pero cada década, cada año, esposas, esposos, hijas, hijos, padres, madres, hermanas, hermanos y demás familiares, estaremos aquí, presentes para impedir que la memoria nos juegue una mala pasada y lo allí sucedido se quede como muchos casos en donde están, en el abandono, impunidad, sepultando a los sindicados de muertes que aterrorizaron no solo a sus familias, sino a todo un país, estos sindicados se han ido del país y han fallecido, sin pagar un sólo día de condena por este hecho tan atroz.

Y es que conmemorar 32 años, soslayan verdades, justicia y no repetición, muchas de nosotras las “viudas” y nuestros hijos hoy tenemos más el doble de edad, de la que tenían nuestros familiares al momento de ser asesinados y los padres de nuestros deudos muchos ya fallecidos; con el dolor permanente por no estar con nuestros familiares, la angustia y el terror que se siente al ver que no se juzguen y condenen a los perpetradores de los hechos, porque paquidérmicamente nuestra administración de justicia prioriza casos “quizá más importantes”, quizá más trascendentales, quizá este sea de poca monta, como dirían los abuelos.

Pero nos preguntamos es de poca monta, cuando el ”Estado asesina a su propio Estado” representado en sus jueces, investigadores y demás colaboradores, y no hay que perder de vista que la masacre se comete por grupos al margen de la ley denominados Paramilitares con la ayuda, colaboración y aquiescencia de la Fuerza Pública, de políticos regionales, de civiles que comandaban federaciones o agremiaciones regionales y que son de aquellos tildados en éste argot populacho en el que les hablo, como vacas sagradas y ellos andan galopantes en sus cargos y falleciendo de viejos y la justicia camina o más bien, se pone estática ante las carreras que baten récord los perpetradores.

No hay un solo día de nuestras vidas en que nuestros familiares caídos, no se sienten a la mesa con sus familias, no hay un solo día de nuestras vidas en que como locos recabemos sobre lo mismo “la ley en Colombia es para los de ruana”; y ruana es lo que nos sobra para seguir abrigando la esperanza de que se cree un grupo destacado de fiscales e investigadores que le metan lupa a este caso y nos lleven a sus familias a conocer esa anhelada VERDAD y esa esquiva JUSTICIA.

Cada 18 de enero seguiremos alzando nuestra voz para decirle a la Fiscalía General de la Nación: no nos olviden. Este caso no es mediático, pero es que hay 12 familias a quienes privaron de caminar al lado de sus seres queridos, hay muchos hombres y mujeres hoy a los que se les privó de pronunciar la palabra: ESPOSO, ESPOSA, PADRE, MADRE, HIJO, HIJA. Se les cercenó de su vocabulario estas palabras y no dejamos de preguntar cuántas y cuántos de ustedes aman ser llamados padre y cuántos de nuestros hijos desearon tomar la mano a su padre y a su madre.

Ese 18 de enero de 1989, marcó cruelmente la vida de los familiares y aún, cuando el tiempo transcurre, no se olvida. No podemos echar marcha atrás y decir: «aquí no ha pasado nada» porque ha pasado de todo; investigación con cambios de radicación, vinculados y condenados con penas paupérrimas, citados como perpetradores o colaboradores que mueren de viejos en la tranquilidad de sus hogares, a pesar que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, emite condena a un Estado que poco y nada le importa dar cumplimiento a su fallo, razón por la cual estos viles asesinatos continúan en la impunidad a pesar de haber pasado 32 años de ocurridos los hechos; y la pregunta no es ¿POR QUÉ?… la pregunta es ¿HASTA CUANDO? ¿Cuánto más debemos esperar para ver resultados? ¿Otra década? ¿Quién nos podrá responder, pero YA?

Son más de tres décadas de reunirnos, de elevar nuestras banderas blancas, de afrontado con entereza amenazas, en un clamor inaplicable e implacable de justicia, donde familiares y amigos, sentimos mermadas las fuerzas y las gargantas cada vez más cansadas para seguir clamando: ¡JUSTICIA, JUSTICIA!… cada 18 de enero. Se ha convertido en un volver a empezar para las familias que lloramos a nuestros muertos, porque no vemos resultados, sin embargo, seguimos alzando nuestras voces y pedimos ser ESCUCHADAS, necesitamos que el caso MASACRE DE LA ROCHELA se PRIORICE, ya no queremos tener miedo, tampoco queremos que nuestros familiares sigan siendo estratificados, no pedimos que nuestro caso suene rimbombante en los medios, queremos que suene rimbombante en los TRIBUNALES, porque no aguantamos más IMPUNIDAD.

Históricamente el expediente ha pasado de fiscal en fiscal, sin resultados contundentes, también conocemos los riesgos que corremos cada vez que clamamos justicia y verdad, pero es nuestro corazón henchido de desconsuelo, de desconcierto, de burla, al divisar esa búsqueda de verdad y justicia que no permite dejar esta lucha.

Aún tenemos fé y confianza para un día decir: “VALIÓ LA PENA, VALIÓ LA PENA NO CALLAR, VALIÓ LA PENA ELEVAR NUESTRAS BANDERAS, VALIÓ LA PENA BUSCAR LA VERDAD Y LLEGAR A LA JUSTICIA».

Seguiremos luchando y haciendo Memoria en un país de olvido: ¡JUSTICIA, JUSTICIA, JUSTICIA!

Familiares de la víctimas de la Masacre de la Rochela.

Política de cookies

Políticas de privacidad, tratamiento y protección de datos personales.

info@corpofasol.org

Teléfono: 2450228
Celular: 310 7997864

Calle 30a#6-22 of. 2602
Edificio San Martín - Bloque B

Síguenos en:

Share This

Share this post with your friends!