16 julio 2021

La crisis: un medio para transformarnos

Como seres humanos, hay momentos en que creemos que a las crisis hay que evitarlas, negarlas o hacerlas a un lado porque son generadoras de dolor, de angustia y de incertidumbre, pues por lo general, tenemos la creencia de no traer nada bueno y solo vienen a desordenar el estilo de vida que llevamos; pero ¿qué pasaría si aprendemos a tomar las crisis como un medio para transformarnos?

Las crisis son inherentes a la experiencia humana y transitarlas con conciencia puede ser un factor que nos impulse a cambiar por completo nuestra vida. Para comprender mejor esto, quisiera definir lo que es una crisis. Una crisis es un estado temporal en el que hay una sensación de desorden y desequilibrio interior que genera dolor, de alguna manera pone a prueba nuestros recursos internos y nos puede impulsar a salir de allí transformados para cambiar, para reinventarnos y crear una nueva y mejorada versión de nosotros mismos. 

En la mayoría de los casos, las crisis son inevitables y de alguna manera nos impulsan al crecimiento, algunas de ellas se producen en el tránsito de una etapa a otra, por ejemplo, de la infancia a la adolescencia o de la adultez a la vejez;  también pueden darse ante situaciones como rupturas afectivas, cambios en la dinámicas familiares o enfermedades; o aparecen en circunstancias más complejas como la pérdida de un ser querido en condiciones violentas, ante amenazas recibidas por el desempeño de nuestras labores profesionales o ante la sobrecarga laboral viniendo acompañada de emociones como miedo, angustia, desesperanza, temor, tristeza y dolor.

Indudablemente, una crisis es una situación que afecta a todo nuestro mundo interno y probablemente, también a quienes se encuentran a nuestro alrededor pues genera un cambio inesperado y que nos mueve por completo la vida; nuestra actitud hacia ellas marcará la diferencia, pues nos puede paralizar y generar un estancamiento en nuestra vida, más sufrimiento o nos puede impulsar a transformarnos

Una crisis causa angustia, frustración, culpa, emociones y pensamientos encontrados de los cuales posiblemente nos dejamos absorber; lo cual nos lleva a creer que no hay salida y que es lo peor que nos puede pasar y desde este lugar es muy complejo adaptarnos a la nueva situación. Por el contrario, si en medio de la crisis nos tomamos el tiempo para reflexionar sobre lo que estamos experimentando, reconocer lo que sentimos y las oportunidades que nos puede traer, podremos encontrar el para qué de lo que vivimos, así como nuestros recursos internos para transformarnos y sacar el mejor provecho de dicha situación, es decir, tomar de ellas el impulso para crecer.

Es muy probable que una crisis actual remueva cosas de nuestro pasado que no hemos resuelto y es la posibilidad que tenemos para retomar aquello que aún nos duele y poder sanarlo; esta es la principal invitación que nos hacen las crisis.  Asimismo, nos lleva a reestructurar nuestra forma de pensar, de ver la vida y de relacionarnos con los demás, pues nos permite reflexionar sobre lo que sucede, lo que sentimos y la manera de asumirlo. 

Aceptar las crisis como parte de la vida nos ayuda a transitarlas desde un estado de consciencia que, aunque haya muchas emociones de por medio, nuestra actitud ante ellas nos posibilita encontrar lo que necesitamos para poder salir de allí. Tener el valor de asumirlas con coraje y valentía, es una muestra de la confianza que tenemos en nuestro interior, la esperanza y el optimismo de que al finalizar nos habremos adaptado al cambio, a las nuevas situaciones y seremos una mejor persona; pues las crisis nos fortalecen, nos empoderan y nos permite conocernos con más profundidad.

Son un momento que nos impulsa a salir de nuestra zona de confort y a construir nuevas formas de ver la vida; aceptar su presencia hace parte de crecer. El gran reto es aprender a sobrellevar todas las emociones que aparecen de por medio con la confianza de que todo está bien, aunque muchas veces necesitamos ayuda profesional para lograrlo.

Recuerda entonces que pedir ayuda puede ser el primer paso para asumir las crisis y así aprender a salir de ellas transformados. 
 

Laura Molina Díaz 

Psicóloga regional Antioquia

Política de cookies

Políticas de privacidad, tratamiento y protección de datos personales.

info@corpofasol.org

Teléfono: 2450228
Celular: 310 7997864

Calle 30a#6-22 of. 2602
Edificio San Martín - Bloque B

Síguenos en:

Share This

Share this post with your friends!