24 marzo 2021

Liderazgo, mujer y memoria

Estos tres conceptos son de vital importancia en la Corporación Fasol, pues atraviesan transversalmente la historia y el presente de la institución.

Hablar de la mujer en la Corporación nos obliga a salir de las comunes definiciones que hay sobre ellas para verlas desde la mirada que han construido en su paso por la institución.

Por esto, la mujer en Fasol va asociada a la vida, a la esperanza, la fé, a la fortaleza para afrontar los problemas que les presenta la sociedad, valiente para luchar por lo que quiere, sensible para disfrutar de las pequeñas cosas, tierna para no tener miedo de mostrar sus sentimientos.

La mujer en Fasol es capaz de todo, transforma la adversidad en oportunidad, acepta el cambio como parte de ella, establece relaciones fraternas y de familiaridad, mantiene sus instintos, es resiliente, capaz, trabaja por ella, por su familia y por una sociedad que necesita de su experiencia y es aquí en donde ella es líder.

El liderazgo femenino es un desafío hoy en día, no sólo por la responsabilidad social de alcanzar una equidad de género en la sociedad, sino por el respeto a la integridad de esos liderazgos femeninos.

La Corporación Fasol es testigo de cómo en una alta participación de la mujer en los diferentes contextos, ha demostrado su capacidad y compromiso con sus pares, con sus familias, y aún más allá con los más necesitados, le ha imprimido vida al liderazgo a través de la solidaridad.

El empoderamiento de la mujer en los contextos en los que se desarrolla la tarea de Fasol,  cobra relevancia pues se entiende como un proceso por medio del cual las mujeres incrementan su capacidad de configurar sus propias vidas y su entorno, una evolución en la concientización de las mujeres sobre sí mismas, en su estatus y en su eficacia en las interacciones sociales.

Esto ha marcado una fuerte presencia de la mujer líder en diferentes comunidades sin constituir un enfrentamiento entre mujeres y hombres, sino la construcción de alianzas entre ellos mediante el trabajo en conjunto en la sociedad o en contextos que lideran dentro de espacios conquistados a partir de sus nuevas vivencias como víctima.

En este camino, el liderazgo y participación comunitaria aparece como un elemento fundamental en los procesos de empoderamiento de las mujeres, en la medida en que es una vía para poder incidir en los espacios donde se toman decisiones y poder ratificar que son también parte de esa comunidad y sus aportaciones deben de ser tenidas en cuenta.

La mujer en Fasol ha marcado historia desde sus inicios. Su gestión consolidó un sueño que dio vida a la Corporación en cabeza de Clara del Pin en el año de 1991 y a su salida, a finales de ese año, con el liderazgo de Blanca Anaya apoyada por un equipo de grandes mujeres que dejaron huella.

Con el nacimiento de la Corporación, se inició un trabajo en torno a las víctimas de la violencia pertenecientes al poder judicial y un gran número de beneficiarios de Fasol son mujeres, algunas funcionarias, otras madres, esposas, hermanas e hijas de las víctimas.

En su paso por Fasol muchas de estas mujeres se han empoderado recibiendo formación para entrar a apoyar procesos de liderazgo no solo con sus pares, sino con otras comunidades como: la comunidad del adulto mayor – Nuevo atardecer – en el municipio de Vegachí, Antioquia; Comunidad de líderes en Ciénaga, Magdalena; Civipaz en Castillo, Meta y la participación en el proceso de construcción del Museo de la Memoria en Cali, Valle.

Para finalizar este artículo, tomamos el tercer concepto – memoria – definido como la manera en que las víctimas y sus contextos le dan sentido a los sucesos pasados entorno a las afecciones contra el poder judicial a nivel nacional y en cómo relacionan ese pasado con el presente de manera continua, generando recordación y reconocimiento en la sociedad, igualmente, esta memoria que es individual y colectiva promueve de manera eficaz actos de justicia, reivindicación y recuperación tanto para las víctimas como para la sociedad en general.

Fasol en el presente proyecto le apostó a consolidar la construcción de la Memoria de la Justicia bajo un proceso con marco diferencial por región, promovido bajo un plan de trabajo que aborda tres componentes: Documentación – investigación; pedagógico interno y/o externo y Memoria pública – simbólica, ejercicios, galerías, como estrategia de visualización y desarrollado bajo la metodología de tres fases.

Es aquí donde nuevamente las mujeres de Fasol:  coordinadoras, asesoras, integrantes, empoderadas desde sus liderazgos propios y aprendidos, han asumido en sus territorios el reto y compromiso de promover la construcción de la memoria histórica de sus seres queridos, servidores judiciales víctimas de la violencia.

Invitamos a todas y todos aquellos que quieran participar, ya sea como familiar de un servidor judicial que fue víctima de los diferentes hechos violentos y nunca llegaron a Fasol, pero ven en este espacio una oportunidad para dar a conocer su caso y situación; o como servidor(a) judicial, para ser parte de esta construcción de memoria que también busca dignificar la vida de sus compañeros caídos y una labor que ha puesto muchas vidas; o simplemente, porque se identifica con un liderazgo que puede poner al servicio de esta hermosa causa: construir la memoria de sus compañeros y hacer un reconocimiento al liderazgo y resiliencia de las mujeres de Fasol.

Mujeres que, a la pérdida de sus esposos, compañeros, hijos o hermanos, convirtieron el dolor, el miedo, la rabia e impotencia en una motivación para sacar lo mejor de sí y dejar una huella imborrable como líder en su familia, comunidad y grupo regional.

Marlen Eslava Rodríguez.
Coordinadora Área Organización y Proyección Social.

Política de cookies

Políticas de privacidad, tratamiento y protección de datos personales.

info@corpofasol.org

Teléfono: 2450228
Celular: 310 7997864

Calle 30a#6-22 of. 2602
Edificio San Martín - Bloque B

Síguenos en:

Share This

Share this post with your friends!