Solidaridad: valor y pilar sobre el cual Fasol dignifica la vida

"...Hoy invito al lector a darle una mirada a este valor que le dio vida a la Corporación Fasol; para nosotros es claro que éste es un valor humano que consiste en ayudar a otra persona de manera desinteresada, es decir, sin esperar nada a cambio y sin ningún interés de por medio".

La solidaridad se entiende hoy y desde siempre, como la ayuda o apoyo a una causa, una necesidad o interés de otro; generalmente, en  situaciones difíciles. Hoy invito al lector a darle una mirada a este valor que le dio vida a la Corporación Fasol; para nosotros es claro que éste es un valor humano que consiste en ayudar a otra persona de manera desinteresada, es decir, sin esperar nada a cambio y sin ningún interés de por medio.

Sin embargo, para Fasol es de vital importancia que todo el que recibe ayuda en la institución, la pueda replicar en sus contextos más cercanos.  La Corporación facilita que las familias se levanten, se reconstruyan, se dignifiquen y se conviertan en multiplicadoras de ayuda generando el efecto dominó, convirtiéndolo en una cadena de amor y empatía por el otro que sufre y que por esto, necesita experimentar la solidaridad en su humanidad.

Luego que la justicia experimentara el segundo ataque masivo más atroz e inhumano contra la vida e integridad de una comisión, donde 12 servidores fueron masacrados y 3 sobrevivieron al cruel ataque en los hechos ocurridos el 18 de enero de 1989 en el corregimiento la Rochela, municipio de Simacota, Santander; un grupo de funcionarios del poder judicial e integrantes del Sindicato de la Rama Judicial y Asonal Judicial, emprendieron una campaña de denuncia frente a la total desprotección e indefensión por parte del Estado indolente ante el ataque sistemático contra los servidores y la búsqueda de la solidaridad para todas las familias que habían quedado en total desprotección por los diferentes hechos ocurridos en la década de los ochenta.

Es así como la búsqueda de solidaridad, encuentra respuesta en la Asociación de Jueces Alemanes – DRB -, ellos comparten con Colombia la triste experiencia de la violencia ya que Alemania se vio muy afectada directamente con la I y II guerra mundial; esta dolorosa experiencia hace que Alemania y en este caso, los jueces alemanes, emprendan una campaña de solidaridad con sus colegas y compañeros, gestando así la conformación de una organización que acogiera a las familias de las víctimas y a las víctimas directas de la Rama Judicial dando nacimiento a la Corporación Fasol en enero de 1991 como una ONG que surge de la solidaridad entre países.

Desde sus inicios, el valor pilar por excelencia en la atención a la población que llega a Fasol ha sido y sigue siendo la solidaridad que ha trascendido todas las fronteras, políticas, territorios, creencias, culturas, siendo un acto social que ha llevado a la Corporación por todo el territorio nacional colombiano extendiendo su acción solidaria a las víctimas de la Rama e involucrando en esta a todos los que de diferentes maneras apoyan esta labor.

Experimentar tan de cerca y viva la solidaridad en medio del dolor, ha permitido a las víctimas construir lazos de familiaridad, desarrollar sentimientos de pertenencia colectiva, construir tejido social en torno a la solidaridad permitiéndoles cimentar unidad y trabajar por los mismos ideales para lograr las metas trazadas y de manera importante les ha permitido ser recíprocos, fomentando este valor   en sus escenarios de familia, amigos, comunidad y entre iguales con quienes interactúan. 

 La solidaridad también se ha establecido como base de otros valores que marcan la labor de Fasol como la honestidad, equidad, respeto, liderazgo, entre otros. Se podría decir que una circunstancia difícil y compleja de entender, como la violencia que trae dolor, permitió convertir el hecho en una oportunidad de vida a través de la vivencia de la solidaridad como valor sanador y reconstructor.

Y otra vez la historia pone a prueba nuestras vidas, llegó el COVID 19 y con él, dolor y oportunidad. Dolor porque son muchas vidas afectas y perdidas, porque se puso en evidencia la crisis social de desigualdad y pobreza extrema profundizada por la pérdida de empleos, quiebra de pequeñas empresas, corrupción fortalecida en medio del caos que vive nuestro país y graves afectaciones en la salud mental, como consecuencia del aislamiento, estados de miedo y desesperanza, cambios de hábitos y costumbres sociales necesarias para ayudar a bajar el contagio.

Oportunidad, porque a pesar de estar llevando una vida de aislamiento, no significa que estamos solos, por el contrario, la situación actual no solo del virus sino las crecientes necesidades y dificultades que enfrentamos como país, nos hacen volver sobre la importancia de dar vida al valor de la solidaridad; solo así podremos persistir dignamente. Hoy se nos plantean situaciones que nos llevan a pensar en ¿cuál es el verdadero sentido de la vida? y ojalá, nuestra respuesta sea el retorno a la solidaridad como máxima expresión del amor y la empatía, en servir a otros y hacer el bien; desde la Corporación queda planteado este interrogante: ¿Qué acciones diarias y concretas me hacen solidario con los más cercanos?

Política de cookies

Políticas de privacidad, tratamiento y protección de datos personales.

info@corpofasol.org

Teléfono: 2450228
Celular: 310 7997864

Calle 30a#6-22 of. 2602
Edificio San Martín - Bloque B

Síguenos en:

Share This

Share this post with your friends!