19 julio 2021

Destinatarios en exilio: gestores internacionales en apoyo a Fasol

La mayoría de los jóvenes que han participado de Fasol en espacios de formación, de crecimiento personal o de esparcimiento como navidades y campamentos, tienen una gran y especial gratitud con una organización que les brindó una mano amiga en el momento en que la mayoría de las puertas se cerraban.

Fasol cuenta con casos que pueden reflejar esa empatía y solidaridad en nuestros jóvenes a futuro; así existan algunos que no hayan podido vivir todos estos espacios por razones particulares.

En el 2016, recibimos un correo electrónico desde Italia donde una víctima solicitaba una cita con Fasol para hablar de uno de los primeros hechos violentos contra jueces registrados en nuestra base de datos, por supuesto que aceptamos y de inmediato, empezamos a indagar sobre el caso.

Los hallazgos en el archivo de Fasol fueron mínimos, nuestra segunda fuente: la coordinadora de organización y proyección social: Marlen Eslava y su memoria prodigiosa nos ubicaron en 1990 y el registro del asesinato de dos jueces y profesores universitarios: Margoth Stella Puentes y Samuel Alonso Rodríguez; además, de una visita a nuestras oficinas de la madre de la Juez y una niña de unos 8 o 9 años, huérfana de esta tragedia.

Su paso por Fasol fue corto, se resume casi en esa reunión y un par de comunicaciones posteriores. La familia decidió muy pronto irse al exterior para reiniciar sus vidas distanciados de la tragedia y la desidia judicial frente al caso.

Sin embargo, algo quedó en la memoria de los familiares que se acercaron a Fasol en ese momento y las personas de Fasol que las acogieron.

Nuestro reencuentro con este caso se dio en agosto de 2016; Claudia Rodríguez Puentes visitó nuestras oficinas. Nos confesó que, aunque sus recuerdos no eran claros frente a ese primer encuentro con Fasol, algo conservaba en su memoria, razón que le permitió después de tanto tiempo buscarnos para apoyarla en la reconstrucción de la memoria y la búsqueda de verdad y justicia frente a lo que sucedió contra sus padres.

Ese día Fasol se sumó como aliado en el camino que Claudia había emprendido, una tarea compleja por factores como: la falta de información del caso, versiones encontradas, el tiempo transcurrido y los pocos avances procesales en materia investigativa y punitiva.

Hoy en día desde Italia, Claudia ha podido avanzar enormemente en la visibilización del caso de sus padres, en la reconstrucción de la vida judicial y académica de Margoth y Samuel y en la recopilación de información judicial, aún falta el componente de la verdad y justicia, pero son pasos firmes que ha dado en este camino.

La sensibilidad y solidaridad que Claudia ha forjado a la distancia, además, de su amplia formación en lenguas y gestión de proyectos, le ha permitido desarrollar iniciativas de apoyo a otras víctimas, generando espacios de diálogo, visibilización y denuncia de otras personas que, como ella, sufrieron la violencia y vivieron las consecuencias de estar lejos de su país.

Estas virtudes y conocimientos con los que cuenta Claudia y que de manera voluntaria los quiere poner al servicio de Fasol; desde hoy, hace parte de nuestro equipo de gestión de proyectos siendo una representante nuestra en Europa, particularmente en Italia.

Estamos seguros del espíritu solidario y que el gran amor por sus padres la han impulsado a ser una colombiana que lucha por la paz y la reconciliación de su país, donando tiempo y esfuerzos por todos nosotros.

Bienvenida a Fasol, infinitas gracias por este apoyo tan importante.

Carlos Ojeda
Director de Fasol

 

Política de cookies

Políticas de privacidad, tratamiento y protección de datos personales.

info@corpofasol.org

Teléfono: 2450228
Celular: 310 7997864

Calle 30a#6-22 of. 2602
Edificio San Martín - Bloque B

Síguenos en:

Share This

Share this post with your friends!